Sobre mí

Mi nombre es Mónica Nita, soy licenciada en Derecho y hasta hace unos cuantos años trabajé como traductora judicial, después de lo cual decidí dejar lo anterior para dedicarme a escribir. Les invito a este espacio, donde publico información sobre el mundo que nos rodea, tanto en su aspecto humano y espiritual como social, político y económico.

Me gustan los libros, los montes, la mar (para mí, es fémina), los gatos, las estrellas, el silencio. Me fascinan los infinitos matices con los que el ser humano ama. Para mí, el mayor invento de la humanidad es la música. En invierno, adoro andar descalza por la orilla del mar; en primavera, me gusta subir algún que otro pico de montaña para disfrutar de un bocata «por todo lo alto». En verano, me encanta contar las estrellas fugaces en la noche; en otoño, juego adivinando lo que sea en las nubes. Lo más fascinante del universo es, a mi parecer, la unicidad e irrepetibilidad de todo lo que existe. Lo que más increíble me parece es que, con solo siete notas musicales, se puedan crear infinitas canciones y que con apenas veintisiete letras más o menos, dependiendo de cada alfabeto, se puedan expresar tantos sentires. Entre fijarme metas y fluir, prefiero lo segundo, por ser más cómodo. Aunque dos metas sí que tengo, de momento. La primera es aprender a viajar con menos cosas en la mochila, en todos los sentidos; la segunda es unir todas las frases de mi vida separadas por un «aunque».

Que la Luz del Espíritu ilumine nuestras vidas y el bello mundo que nos cobija.