Bailaban las olas sin saber que eran mar…

Bailaban las olas sin saber que eran mar;

tan inocentes eran, creían que su vaivén era eterno;

solo temían la lejana orilla pensando que era su muerte,

sin entender que no hay tal cosa, que todo es infinito amar.

 

Bailaban las olas y me sentía una con ellas,

brillaban envueltas en destellos dorados de sol

que se parecían a un cielo del que brotaban estrellas;

qué cándidas eran, no sabían aún que tras los mundos solo hay amor.

 

Bailaban las olas sin saber aún que eran mar

y en el hechizo de su danza me hice una con ellas;

me volví brisa para poder la tristeza del mundo abrazar,

y nací océano para mecer sus sueños en el azul de mis olas tan bellas…

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: