Bella locura

Vente cariño, tú ya conoces mi locura, que no es tal, sino que es puro fuego. Fuego que arde como las pasiones que arrebatan, porque por ello nació, para arrebatar. Así soy, y tú mejor que nadie me conoces, ¿quién más que tú maneja tan bien los hilos de mi alma, sin que le arda mi locura? Vente, que solo tú sabes bailar con ella, bebiéndote mi jugo que brota cuando tu pasión arremete.

Vente cariño, que tú ya me conoces; tanto, que no sé cómo no te has aburrido ya de mí y mi locura, que no pudo alejarte; yo lo probé, sin darme cuenta, llorando porque tú te ibas cuando, de hecho, era yo la que huía.

Vente cariño, ya no tengo miedo. Te amo tanto e igual amo lo nuestro… lo nuestro, nuestra tan bella locura…

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: