El infinito de su mirada…

Ella amaba el vuelo de las águilas y de la libertad. Él amaba el infinito que nacía en su mirada:
– Te voy a amar toda tu vida. Y después también – le dijo, mientras sus almas empezaban a jugar y el infinito de los mundos los envolvía en los mares del tiempo…

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: