Espejos del alma del mundo

Soy mar en cuyas entrañas nace la vida,

y soy brisa para acariciar las tristezas de los mundos.

Soy tierra que danza en el vacío de la nada,

y soy árbol que da sombra a los poetas facundos.

 

Nacemos humanos en el amor de los dioses;

somos espejos del alma del mundo.

Somos el Todo que se reconoce a sí mismo,

y se recrea inocente y tan bellamente desnudo…

 

 

Imagen de Briam-Cute en Pixabay

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: