Gran Canaria

– Cuando me marche, ¿te acordarás de mí? ¿Recordarás los poemas que nacieron aquí, cuando mi alma no supo expresar de otra forma tu belleza que estremece hasta a las piedras? ¿Tus negros arenales abrazarán a otra como me abrazaron a mí? ¿Tus aguas saladas volverán a dar vida, como me la devolvieron a mí? ¿El silencio de tu desierto será la musa de otro poeta solitario? Pasaron vidas desde que te perdí, hasta que te reencontré. Solo eras una añoranza difuminada en las neblinas de mis memorias. Cuando me marche, me acordaré de ti cuando las mares del mundo salen mi piel, cuando las brisas de los amaneceres me traigan melancolías sin nombre y cada vez que escuche el canto de los pinos mecidos por el viento.

– Cuando te marches, seguiré viviendo dentro de ti. Veré el mundo con tus ojos y te arroparé en mi abrazo cuando la soledad se te vuelva pesada. Te sentiré en las aguas de los mares que se juntan en mí océano y el viento me dirá adónde se dirigen tus pasos. Cuando bailes, lo sabré leyendo el vuelo de los aguiluchos; cuando llores, las tormentas me traerán tus suspiros; cuando ames, el cielo me lo dirá en las formas de sus nubes y cuando vuelvas, lo sabré en las risas de los niños que corretean por mis playas. Cuando te marches, seguiré formando parte de ti, porque lo que el amor une, ni Dios puede separar.

– Cuando me marche, te acordarás de mí…

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: