La carta fundacional de la OLP delata que el pueblo palestino es un invento de los árabes de 1967

Que el pueblo palestino es un invento que los árabes se sacaron de la manga en 1967 para justificar a la opinión pública internacional su descarada Yihad contra Israel, transformando la víctima (Israel) en acosador, lo reconocieron los propios líderes árabes, como habéis visto en algunos de los posts que he aportado estos días por aquí (y más datos daré en el futuro, porque esta conspiranoia de los árabes es la mayor de la historia moderna y da para unos cuantos libros). En realidad, la misma etimología del nombre lo dice todo, porque Palestina es un nombre derivado de los filisteos, una antigua tribu de piratas de Creta (Grecia), que durante un breve periodo de tiempo vivieron en Gaza y que desaparecieron de la faz de la tierra hace unos dos mil años. O sea, que un pueblo árabe se llama como un pueblo europeo que ni siquiera existe de hace dos milenios, para no decir que en árabe no existe la letra “p”.
Sin embargo, hay otra prueba igual o aún más elocuente que las anteriores, que demuestra sin lugar a dudas que el pueblo palestino es un invento de 1967 (ya expliqué en un post anterior por qué ese año). Y esta es la propia carta fundacional de la OLP (Organización para la Liberación de Palestina), que se fundó en 1964 por la Liga Árabe y a instancia del presidente egipcio Gamal Abdel Nasser (si alguien se riera al enterarse de que ni siquiera la organización más importante de los palestinos fue fundada por ellos, nadie se enfadaría, es más que comprensible). Dicha carta, en su artículo 24 dice:
«Esta organización no ejerce ninguna soberanía sobre Cisjordania (nota mía: que estaba ocupada en aquel momento por Jordania, y no por Israel), en el Reino Hachemita de Jordania, en la Franja de Gaza (nota mía: ocupada por aquel entonces por Egipto) o en la zona de Himah. Sus actividades se llevarán a cabo a nivel popular en las áreas liberacionales, organizativas, políticas y financieras».
O sea, que en 1964 no existía ni pueblo palestino ni pretensiones sobre Gaza y Cisjordania, mientras esas estaban bajo gobierno de los jordanos y egipcios.
Pero por sorpresa, tres años más tarde, en 1967, la situación cambió a 180º de un día para otro, justo después de que Israel ganara dichos territorios en la Guerra de los Seis Días que le declararon sus vecinos árabes, pero que de nuevo ganó el diminuto país de Israel. Por lo que, en 1968, el dichoso artículo 24 de la carta de constitución de la OLP fue modificado y desde entonces no solo que los palestinos gritan a cuatro vientos que quieren esas tierras, sino que incluso se inventaron el pueblo palestino, pero en lugar de decir que fue creado en 1967, intentan retorcer la historia peor que los negacionistas del Holocausto…
Las cosas se aclaran aún más si a ello añadimos la declaración del líder palestino Mahmoud Abbas, quien dijo que: «Rechazamos (que los refugiados palestinos en Siria renunciasen a sus reclamos de derecho de retorno para poder ser acogidos en Cisjordania) y dijimos que es mejor que mueran en Siria a que renuncien a su derecho de retorno».
Yo no digo que no sea trágico lo que ocurre en Medio Oriente, pero los palestinos no son victimas de Israel, sino de su propio odio y también de los trapicheos de sus propios hermanos árabes. Se les ha puesto en bandeja tener su propio Estado unas cuantas veces, han recibido dinero internacional suficiente para crear no uno, sino veinte Estados. Pero si en lugar de trabajar para la paz, han votado que les gobierne una organización terrorista, que es Hamás, y lo único a que se dedican es hacer 6-8 niños por pareja (para tener carne de cañón en su sucia Yihad contra Israel), que no culpen a otros.
«No hay diferencias entre jordanos, palestinos, sirios y libaneses. Somos todos parte de un mismo pueblo: la nación árabe. Mire, yo tengo parientes con ciudadanía palestina, libanesa, jordana y siria. Nosotros somos un solo pueblo. Solo por razones políticas y tácticas sostenemos la existencia de una identidad palestina. Porque es de interés nacional de los árabes abogar por la existencia de los palestinos como una forma de oponernos al sionismo. Sí, la existencia de una identidad palestina independiente se debe sólo a razones tácticas. El establecimiento de un Estado palestino es una nueva herramienta para continuar la lucha en contra de Israel y a favor de la unidad árabe.
Una entidad palestina independiente requiere luchar por el interés nacional en el remanente de los territorios ocupados. El gobierno jordano no puede hablar en nombre de los palestinos de Israel, Líbano o Siria. Por razones tácticas, Jordania, que es un Estado con fronteras específicas, no puede reclamar Haifa o Yaffo; mientras que, como palestino, yo no dudaría en reclamar Haifa, Yaffo, Jerusalén y Beersheva. Jordania sólo puede hablar por los jordanos y palestinos de Jordania. El Estado palestino estaría legitimado para representar a todos los palestinos del mundo árabe y allende de él. Así, una vez que hayamos recobrado todo derecho en toda Palestina, no dudaríamos siquiera un minuto en unir Palestina y Jordania». (Sahir Muhsein, jefe del departamento de operaciones militares de la OLP – Organización para la Liberación de Palestina – entre 1971 y 1979, en una entrevista a la revista Trouw, en 1977)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: