Le gustaba jugar…

A él le gustaba jugar, como al que vivió demasiado tiempo en la guerra.

A veces jugaba al mar, para erizarle la piel con su brisa; otras, se volvía ola, para que ella se zambullera riendo en sus aguas.

A veces jugaba a lluvia, para que ella le bailara la danza de la tierra que renace para dar fruto; otras, se volvía tormenta, para despeinar sus cabellos y reírse del alboroto de sus rizos.

A veces se volvía desierto, para reflejar sus arenas en sus ojos y pintarle la mirada en el color de la miel; otras, era oasis, para saciarle la sed.

A veces se volvía estrella, para que ella lo buscara en la noche; y otras, era el sol, para dorarle la piel de ese color chocolate que tan bien le sentaba.

«Ahora jugaremos a algo que te dará vergüenza poner por escrito», se rió, mordiéndole la oreja. Y en esa sonrisa ella se perdió para siempre…

 

(«Vida desnuda», de Mónica Nita)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: