Recorre sola el camino, niña…

Se fue igual que vino, sin enterarme apenas, más que por ese vacío amargo que empecé a sentir en el corazón desde que se marchó. Se fue antes de saciarse de mí y antes de que me hiriera demasiado con sus tantas ausencias y con sus desvanecidas mentiras. Pero mientras estuvo, fue como una ráfaga de tormenta que turbó las arenas de mi desierto, para luego recomponerlo de otra forma, a lo mejor más cerca de la perfección, del Absoluto hacia donde todos nos dirigimos.

Duele. Duele, igual que tanto dolió su ausencia y la casi eterna espera, pero no hay mejor remedio que aguantar eso que duele, porque es la mejor opción de las que se presentan. Duele, pero si estuviera aquí, a lo mejor dolería igual; o más.

Recorre el camino, niña, recórrelo sola ahora, como tantas veces – casi todas – en tu vida. En breve, los mundos llenarán de nuevo tu alma y tu mirada volverá a brillar cuando la amargura de la ruptura amaine. Ama la mano que el destino te tenderá de nuevo y vuelve a confiar en la mirada de otros hombres que ofrendarán su amor en el altar de tu pecho. Confía en ellos y déjalos acariciar tus lágrimas, para que puedan brillar de nuevo en tus ojos la esperanza y la luz de los mundos que en todos anida.

Recorre sola el camino, niña…

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: