Regálame una canción para cruzar océanos y mares

Regálame una canción para cruzar océanos y mares,

Y abrázame para que, si me marcho, no olvidarte.

 

Regálame ganas para caminar hacia tierras tan lejanas ahora,

Y besa mis melancolías que recuerdan paraísos que mi alma añora.

 

Regálame fuerza para olvidar las mañanas turquesas pintadas por el viento de los mares

Y limpia mis lagrimas con sabor a ti, mi océano, el más fiel de mis amantes.

 

Regálame brisas cuando cruzo desiertos que cambian realidades por sueños,

Y calienta las gélidas noches con fuegos que cuentan historias amarradas en ceños.

 

Regálame días, noches y años para bendecir el dulce sabor de estas tierras

De frutos dorados como el sol que brilla en las miradas que han perdonado sus guerras.

 

Regálame fuerzas que revivan mis ganas de volver a cruzar mundos,

Y estrellas que guíen mis noches cuando me pierdo deambulando por caminos vagabundos.

 

Regálame risas como las que antaño transformaron mis llantos,

Sabores de mangos bañados por vientos salados y brisas cuyo vuelo suena a cantos.

 

Regálame juegos para recordar cómo era de niña

Y susurros que ericen mi piel como el frescor del mar que estas islas tiñe.

 

Regálame una copa de tinto y vamos a pecar con algún que otro cigarro,

Para olvidar las locuras del mundo y vivir nuestros sueños que renacen del barro.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: