Somos eternos

«Hoy en día se descuidan el equilibrio y la armonía; sin embargo, son las bases de la sabiduría. (…) En la naturaleza hay equilibrio. Los animales destruyen en pequeñas cantidades. Los sistemas ecológicos nunca son eliminados en masa. Las plantas consumidas vuelven a crecer. Las fuentes de sustento proveen y vuelven a reponerse. Se disfruta de la flor, se come la fruta, se preserva la raíz. La humanidad no ha aprendido el equilibrio; mucho menos lo ha practicado. Se guía por la codicia y la ambición; se conduce por el miedo. De este modo, acabará por aniquilarse. (…)

»Imaginémonos un diamante de un palmo de longitud que se halla dentro de todos nosotros. Ese diamante tiene mil facetas, pero todas están cubiertas de polvo y brea. La misión de cada alma es limpiar cada una de esas facetas hasta que la superficie esté brillante y pueda reflejar un arcoíris de colores. La única diferencia entre las personas es el número de facetas que han limpiado. Pero el diamante es el mismo y cada uno es perfecto. (…)

»Comprendamos que la vida no es solo lo que tenemos a la vista. La vida va más allá de nuestros cinco sentidos. Nuestra misión es aprender, llegar a ser como Dios mediante el conocimiento. Cuando comprendemos los motivos, los patrones y las causas de lo que nos ocurre, experimentamos lo que las religiones llaman gracia. Ello, esa comprensión nos permite trascender el karma, la ley de causa y efecto, sin necesidad de repetir los mismos dramas, ya que la experiencia se completa con la comprensión, el fin está cumplido. En el proceso, la espiritualidad es una fuerza de vital importancia que puede cambiar totalmente nuestras vidas. (…)

»La consciencia es inmortal, al igual que la personalidad. La parte del ser que habita en este mundo es, con toda probabilidad, solo un fragmento del espíritu entero. La versatilidad y el potencial del alma son ilimitados e infinitos. Descubrimos la verdad al mirar dentro de nosotros mismos, confiando en nuestros pensamientos y experiencias, en lugar de confiar en lo que otros nos enseñan que es verdadero. Todos somos maestros y discípulos; todos somos pacientes y sanadores. Somos mucho más grandes que nuestra confinada personalidad actual».

Brian Weiss, médico y psiquiatra norteamericano graduado con honores en las Universidades de Columbia y Yale, profesor en la Universidad de Miami, exjefe del Departamento de Psiquiatría del Hospital Monte Sinai de Miami Beach y psiquiatra de la Universidad de Bellevue (Nueva York)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: