Tan cerca, tan guapo…

El Lucero se acurrucó en la otra orilla de la Luna

Sus cabellos dorados destellan y alumbran la noche

Pienso en mi vida, que fue una Rueda de la Fortuna,

A veces soñando en medio de las nubes y otras, saltando de bache en bache.

 

Se acurrucó el Lucero como yo en tus brazos,

Tan bello cuando se pierde por entre los sueños.

Bésame despacio mientras me mires a los ojos

Y vamos a caminar por la vida a veces rectos y otras, saltando peldaños.

 

Tan bellos tus ojos, como el destello de infinitas estrellas,

Y tu boca que estremece mi cuerpo,

Tan cerca ahora, tú y yo, después de vidas y millas;

Entra en mí y quédate allí, tan cerca, tan guapo…

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: